domingo, 26 de junio de 2011

El Acebuche de las Termitas. May Martínez.

No se me ocurría mejor forma de empezar mi aportación a este ilusionante proyecto conjunto que con el trabajo y la evolución de mi mejor árbol y proyecto de futuro: El Acebuche de las Termitas, del que me siento muy orgullosa no sólo por su evolución, sino por lo que me ha hecho aprender sobre acebuches y diseño en general gracias a estos dos años de dedicación hacia él.
Os cuento algo de su historia:
Abril de 2009
Fecha en la que lo adquirí, vino directamente desde Pontevedra, provenía de una colección privada de una chica que ya no podía atender sus árboles por falta de tiempo. Os pongo la foto que me facilitó su dueña en su momento para que veáis lo que yo vi en el árbol.




El aspecto que presentaba en la foto anterior (fechada de casi un año antes de la compra, como se observa en ella) difería significativamente de lo que realmente me encontré. 
El árbol presentaba un aspecto bastante deteriorado, pobremente ramificado  afectado por  cochinilla y repilo, además de termitas (cosa que descubrí algo más tarde). 
Estaba claro que sus cuidados habían sido muy deficitarios en este último año. No obstante, los acebuches son árboles muy fuertes y eso me hizo no temer por él. Este era el aspecto real del árbol al llegar a casa:









Junio 2009
Pues nada, manos a la obra, tenía un trabajo importante y prioritario por delante: recuperar el árbol a base de cultivo para luego pensar en su diseño algo más adelante.

La primera intervención consistió en defoliado completo, poda elemental, aplicación de fitosanitarios, limpieza de la madera y saneamiento en general de todo aquello que vi necesario. Tras esta primera intervención lo dejé tranquilo con los cuidados básicos para ver cómo pasaba el verano. Mucha sombra (en Córdoba los árboles no sobreviven al sol del verano) agua y abonado moderado.


Septiembre de 2009
El aspecto que presentaba el árbol era bastante bueno, estaba claro que lo único que necesitaba el árbol eran unas mínimas atenciones de cultivo, la vitalidad la ponía él.







Comparad la pobreza de ramas que traía:



Y cómo estas habían mejorado significativamente en vigor:


Octubre de 2009
Un buen día, mirando embobada mi árbol, como suelo hacer de tanto en tanto, descubrí una familia de aplicadas termitas trasladando sus huevos de un lado para otro, me dije: es hora de trabajar la madera o las termitas se apoderarán de él. Apliqué un producto para acabar con ellas y decidí explorar a ver cómo estaba la madera de afectada. Necesitaba ser saneada urgentemente.
Dada mi incompetencia en este terreno, recurrí a un buen amigo y compañero de la Asociación Rafael Robles, quien amablemente me ayudó con el trabajo de la madera, quedando lo que sería el primer trabajo de saneo completamente soberbio.












Finalmente aplicamos una capa de aceite de linaza para evitar podredumbres y proteger de cara a las lluvias del invierno.




Ahora era tiempo de reposo y abonado fuerte para ver si podía realizar el primer trabajo de diseño para la siguiente temporada.


Febrero de 2010
Como el árbol estaba en unas fantásticas condiciones, aprovechando que estaba asistiendo a la Escuela Bonsai Time, decidí llevármelo para ver si íbamos encaminando.


Finalmente lo  trabajé  bajo la supervisión de Giorgio, quien modificó un poco el frente tras ver el trabajo realizado en la madera, para destacar este aspecto.

Giorgio Castagneri y Miguel Ángel me dijeron que el árbol tenía mucho futuro y que lo veremos ganar premios, jaja, eso lo veo menos claro!!!! aunque pondré todo mi empeño y tesón en ello......por si las moscas.



El resultado de ese primer modelado es el que veis a continuación:











Octubre de 2010
Esta ha sido la respuesta del árbol al primer trabajo, sin duda alguna no estaba disgustado con su nuevo aspecto. Pinzados a partir de ahora y a seguir cuidando de él.








Fijaos qué diferencia de vigor del año anterior a este, tan sólo con un buen cultivo, abono y pinzados frecuentes.
Abril de 2011






No cabía duda de que necesitaba un aclarado de ramificación y por eso me decidí a defoliarlo por segunda vez. He de deciros que tardé dos días completos en hacerlo.






De nuevo dejar que brotara después del aclarado. En una semana ya estaba brotando como un loco, aún me sorprendo de la vitalidad que tiene este acebuche.




Mayo de 2011
Algo rondaba por mi cabeza desde hacía mucho tiempo, pues la primera rama derecha salía muy anterior y eso condicionaba mucho el frente pues me obligaba a girarlo hacia la derecha, ocultando casi por completo la única vena viva que tiene y que le hace ser tan especial. El frente ganaría bastante con un giro a la izquierda para destacar este aspecto.
Después de darle vueltas y más vueltas al tema, me decidí a cortarla para hacer lo que ya os he explicado anteriormente.
En esta foto se puede apreciar la primera rama:



Después de consultarlo mucho con la almohada además de con muchos compañeros, opté por cortar. Sinceramente, creo que el frente ha ganado con este pequeño corte aunque  ha sido difícil para mí decidirme, lo reconozco.



Junio de 2011
Lo presento a la XIII exposición de Primavera de la ACB. Aquí tenéis su foto en el Patio Barroco del Palacio de la Merced. ¿Guapo, verdad?






Y hasta aquí mi carta de presentación para este bonito blog. 
Espero poder seguir actualizando este proyecto y acercaros la evolución del Acebuche de las Termitas con la regularidad que se merece.


Saludos
May Martínez